Elegir el tipo de letra ideal para tu negocio

La tipografía es un arte. De este tema (que personalmente me apasiona) podría escribir mucho en nuestro blog, pero hoy vamos a hablar de cómo elegir el mejor tipo de letra para tu negocio.

Fuentes

Elegir el tipo de letra apropiado puede hacer que los textos que diseña tu empresa y que aparecen en documentos, comunicados, publicidad o marketing sean más fáciles de leer y hace que el mensaje sea más convincente. Además te aportará un aspecto profesional y una señal de identificación con tu marca.

Si tu negocio no tiene una gama cerrada de tipo de letras, llamadas también fuentes, estas perdiendo una oportunidad única para crear tu propia identidad de marca.

Y es que los tipos de letra, como los colores y las formas, dan identidad y crean la atmósfera de tu negocio. Si leen un documento, un post o tus presentaciones, sin ver tu logo, sabrán que están hablando con tu negocio.

Pero, ¿cómo saber qué tipo o tipos de letra son los idóneos para tu negocio y conseguir que visualmente te identifiquen rápidamente?

Bien, en el mundo del diseño hay varios parámetros que se tienen en cuenta a la hora de decidir el tipo ideal de letra, que va más allá de la forma o los gustos.

En muchas ocasiones incluso va muy ligado a la imagen de tu marca, a tus valores, tu filosofía, también a lo que quieres transmitir con ellas y en los elementos lo utilizarás para ello.

En este post no hablaré de todos los parámetros a la hora de elegir el tipo de letra, porque tendría que entrar en las estructuras de las fuentes (hombro, lomo, pie, otros), las proporciones (altura, base, dimensiones, etc.) o formas (versátiles, ascendentes, descendentes, otros). Si lo hago, este post terminará siendo un libro.

Por ello me centraré en 4 variables primarias y básicas que en caso de decidir por tu cuenta, debes detenerte para analizar y valorar.

Ahora bien, si lo que quieres es acertar al 100%, siempre te recomendaré que contrates a un profesional del diseño o más fácil aún, que nos contactes y te asesoremos en la elección 😉

Aquí van estas 4 variables mínimas que debes tener en cuenta:

1.- Considera a tu audiencia.

En tu negocio, ¿a qué grupo de edad va dirigidos tus mensajes? ¿cuál es su nivel de sofisticación?

Una de las claves iniciales es elegir un tipo de letra o fuente que sea apropiada para tu audiencia.

Es curioso que se suelen asociar las fuentes a diferentes estilos o personalidades.

Por ejemplo la fuente Times New Roman se suele clasificar como un tipo de letra tradicional e incluso antigua, la Arial como una letra fría y la Comic Sans suele ser elegida por gente joven (por cierto, yo odio la Comic Sans y NUNCA la recomiendo).

En todo caso si tienes claro tu público objetivo, podrás hacer un primer filtro entre tipos de letra formal, letras neutras o versátiles y letras menos formales.

En esta consideración inicial, te recomiendo que tengas en general dos tipos de letras complementarias.

Una que utilices para cuerpos de documentos o tu web y otra secundaria para resaltar mensajes o títulos.

Estas letras deben ser complementarias, es decir, que visualmente se vean diferentes pero en conjunto encajen a la perfección.

Esto te ayudará y mucho para las piezas comerciales o de marketing que desarrolle tu negocio y además, te dará flexibilidad de uso. No aburrirás a tu audiencia nunca.

 

2.- Mantén la simplicidad.

Como he comentado antes, puedes tener dos tipos de letras complementarias, pero no más.

Y es que tener demasiados tipos de fuentes distintas  pueden hacer que el propio objetivo de identificación de tu marca se rompa por completo.

Es muy habitual emparejar una fuente serif y una sans-serif para ayudar a crear contraste y evitar que el texto se vea muy plano. Pero entre dos modelos, no más.

Si defines una letra, comunícalo en tu empresa y deja claro que ese tipo de letra es parte de tu marca y que salirse de ella puede dañar en parte la imagen visual de tu empresa.

 

3.- La fuente debe ser legible (análisis de tamaños).

Esto puede parecer una obviedad, pero te sorprendería saber cuántas personas eligen fuentes que son demasiado pequeñas o difíciles de leer por su propia forma y estructura.

Si la finalidad principal de tu negocio es el entorno online, por ejemplo, te recomiendo formas de fuente redondeadas y claras.

Si tu negocio es muy comercial y utiliza muchas presentaciones presenciales, elige una fuente que pueda se utilizada en gran tamaño y quede profesional, que sea lo suficientemente grande para que sea fácil de leer a distancia.

En caso de duda, puedes hacer pruebas en documentos. Como cartas o presentaciones o en alguna página de tu web

La función principal de la tipografía es mejorar la legibilidad y reforzar tus mensajes. Por lo que siempre recomendamos probar, mover, jugar con las formas y llegarás a la combinación de dos letras que encajen a la perfección

 

4.- Atención al color de la fuente.

La última variable que te recomiendo es que al elegir el tipo de letra juegues con los colores corporativos de tu empresa.

Tiene que contrastar bien con el fondo neutro y los colores de tu marca, para que sea fácilmente visible en cualquier tipo de entorno. Por ejemplo en una web, en un cartel, en una carta, en un sobre, en una presentación, en una tarjeta de visita.

Muchas veces elegimos un tipo de letra que en blanco y negro quedan de lujo, pero cuando añadimos el color corporativo, no quedan nada bien. Como cuando usamos una letra formal pero el color de la empresa es llamativo o poco formal.

 

Herramientas para probar:

Si no sabes de donde sacar fuentes para probar y ver, te doy dos herramientas que son potentes y bastante sencillas de utilizar:

Google Fonts

https://fonts.google.com/

Con esta herramienta de fuentes podrás filtrar todas las variables posibles, escribir y probar como quedan las fuentes y buscar complementos. Además puedes descargar los modelos en tu ordenador si finalmente encuentras los modelos que te interesan.

Adobe Fonts

https://fonts.adobe.com/fonts

Al igual que Google Fonts es una herramienta para buscar, filtrar y jugar con los modelos de letra. Además dentro de cada modelos ves diseños de muestra que te permiten hacer una idea de cómo pueden quedar las letras elegidas.

 

Por último:

Con este post te he dado algunas pautas con las que puedes elegir los tipos de letras ideales para tu negocio por ti mismo, pero si en este proceso sientes que no lo encuentras o que se complica tu análisis por la abrumadora cantidad de fuentes, siempre puedes contactarnos.

Además, podemos crear una fuente propia. Sí, una fuente que sólo la tengas tú y tu negocio, como hacen algunos bancos como Bankinter, que tiene su propio tipo de letra y sólo ellos pueden escribir con ella.

No es una locura, ya que como te comenté, las palabras que leen tus clientes en tu web o en tus documentos, forman parte de tu marca. Si deseas que te echemos una mano, puedes reservar una conexión de 15 minutos y te asesoramos.

¿Deseas contactar para más información?

Escribe un mensaje con tu consulta:

Sólo emails de empresa. Las direcciones genéricas como Gmail, Hotmail, Outlook, etc. no estan permitidas.

¿Cuánto es 5x5?